Interrail Europa: Qué llevar a un viaje y cómo planearlo

 

Foto de los Alpes desde la ventanilla de un avión.

Interrail Europa, ese viaje soñado. Una de esas paradas obligatorias antes de cumplir los treinta. O no. ¡No hay edad para hacer lo que te gusta!

Cuesta lo suyo planificar la ruta ideal. En mi caso, un viaje va mucho más allá de simplemente ir al sitio. Me lleva un tiempo pensarlo todo con ilusión. Normalmente es cuando aprovecho a renovar mis cuadernos de bocetos, comprarme algún vestido nuevo o un libro ambientado en el lugar que voy a visitar. ¡Es una idea muy buena, creedme!

Lo que me lleva al primer punto clave de este artículo.

Interrail rutas

La primera gran pregunta es ¿qué quiero? No es lo mismo querer echar un vistazo general a algunas de las más conocidas capitales europeas, que buscar algo distinto menos conocido y concurrido. Estar interesado en el arte y la historia, o querer pasar tiempo en la naturaleza y al aire libre.

-Naturaleza: Un interrail no tiene que implicar sólo ver las grandes ciudades. Si eres amante de la naturaleza, o quieres conocer el país por sus pequeñas zonas rurales y sus costumbres, elige una ruta en lugares como Croacia, Escocia o Noruega. Pero en todos los países Europeos se puede idear un interrail de este tipo, y perderse entre paisajes increíbles.

Foto a una postal de Suiza.

-Playa: Los países más recomendados para un interrail con playa son los mediterráneos como Grecia, España e Italia. Eso sí, calculando bien que sea en los meses estivales para que haga el calor suficiente para disfrutar del mar.

Fiesta: Si lo que buscas son noches de fiesta sin igual, las ciudades más recomendadas son Ámsterdam, Berlín, Barcelona y Budapest. 

-Cultura: Los museos de Londres, Roma o París son de los más visitados del mundo donde se encuentran algunas de las más conocidas obras de arte. Si lo que quieres es empaparte en historia, cualquier país europeo puede ofrecerte interesantes perspectivas de la suya si lo visitas con calma.

Fotografía de un cuaderno de viaje y mapas interraíl.

A continuación tenemos  que tener bien definido nuestro presupuesto de “Interrail Europa”. Hay zonas de Europa más asequibles (Europa del Este, Grecia, España, Portugal…), otras de precios medios (Italia, Francia, Alemania…) y aquellas que requieren de un presupuesto elevado (principalmente el norte: Suecia, Dinamarca, Noruega… También Suiza es un país en general muy caro). Informarnos bien previamente nos ayudará a elegir rutas interesantes que se adapten a nuestro bolsillo.

Nuestro interrail Europa estuvo determinado por ciertos factores de tiempo y gente que queríamos visitar, por tanto no nos salía a cuenta comprar en sí un billete de interrail. En algunos casos, esto podría ser lo indicado. Para pocos días a nosotras nos salía mejor comprar los billetes directamente. Por cierto, dado el escaso tiempo del que disponíamos (lo que suele ser común); ahorramos en albergues utilizando trenes nocturnos y viajando de noche.

Interrail rutas: Las más populares. ¿Prefieres realizar alguna ruta preestablecida? Lo más fácil es consultar las rutas de interrail más conocidas, sus precios, paradas recomendadas… Puedes encontrar más información aquí:

https://www.interrail.eu/es/planifica-tu-viaje

 

Maleta al interrail

Chica de espaldas con maleta en el interraíl.

Maleta al interrail. ¿Qué es imprescindible? Bueno, dependiendo de nuestro presupuesto nos alojaremos en sitios con lavandería o no; y podremos facturar equipaje. Ahora sí, en todos los casos lo más recomendado es llevar prendas y calzado lo más cómodos y versátiles posibles.

Además del presupuesto, un aspecto clave a tener en cuenta es el clima del lugar. Conviene consultarlo previamente para saber qué vamos a necesitar.

Os pongo un ejemplo de mi maleta al interrail. Nuestro viaje fue por Suiza, Alemania, Austria y Hungría, a principios de primavera. Por tanto podíamos esperar bastante frío por las noches, pero momentos bastante calurosos al mediodía. Lluvias e incluso nieve también eran de prever.

Fotografía de juego visual realizada en Austria

El calzado más recomendado pueden ser las deportivas, aunque en mi caso unas botas estilo Coronel Tapioca fueron perfectas, cómodas y calentitas; además de impermeables y antideslizantes. En España en primavera suele ser época de desprendernos de los abrigos más pesados, pero no es el caso de Centroeuropa. Lo mejor, llevar uno bien abrigador por si acaso.

Y para este clima, un par de jerseys y camisetas de manga corta o tirantes debajo (sí, a mediodía dependiendo en qué sitio, se dio el caso de quedarse en tirantes del calor que hacía). Y por último, lo que más socorrido resulta en un viaje donde el alojamiento es tan cambiante como el interrail: toallitas para limpiarse las manos, pequeño gel de ducha, pequeño champú y alcohol de limpieza sin jabón (esto último puede resultar muy útil). Ah, y si vais a un albergue, no olvidéis los tapones de oídos.

Fotografía en Salzburgo con árboles en flor

Interrail europa: ¿Todo listo?

Otros factores a tener en cuenta son la moneda propia de cada país, el idioma (hoy en día hay apps sin conexión para el móvil muy útiles para comunicarse) y el tipo de enchufe por si necesitamos adaptador. Y algo esencial: reservar asiento en los trenes, o si no podríamos quedarnos fuera porque no hay espacio.

Collage artístico de Tubinga

Algunos últimos consejos previos:

-Verifica que tu pasaporte y documentos estén al día.

-Si eres de Europa, conviene tramitar la tarjeta sanitaria europea; o en caso contrario, estudiar el contratar un seguro.

-Apps de mapas y diccionarios offline, resultan de lo más útil.

Fotos, mejor en la nube. ¿A quién no se le han borrado las mejores fotos de un gran viaje? Te recomiendo que, cuando encuentres un punto wifi, aproveches y realices una copia de seguridad cada ciertos días.

-Riñonera: Otro clásico de los viajes, los hurtos. Pero que no te dejen sin nada. Para viajes así, yo siempre llevo mi documentación más importante y parte del dinero bien pegada a mí en una bolsa o riñonera bajo la camiseta.

-¡Conoce gente! ¿Conoces la app Meetup? Mediante la misma, u otras similares; puedes apuntarte a actividades grupales de ocio y cultura en la ciudad que visites. Incluso, tours turísticos desde un punto de vista diferentes; como por ejemplo aquellos en los que te cuentan sobre casas encantadas o leyendas de la ciudad. En muchos albergues para jóvenes además puedes aprovechar y conocer gente, dado que organizan actividades tales como los pub crawls.

Encuentra algunas de mis anécdotas del viaje en la descripción de mis fotos vía: https://www.instagram.com/alhilodelaseda/

En el próximo post, os contaré algo más sobre nuestra experiencia. ¡Ánimo planeando ese viaje!
Ah, casi se me olvida. Os recomiendo leer este post para disfrutar más de vuestra aventura: Slow travel, ¡viaja con tus cinco sentidos!